Otro Blog del Grupo Noticias en Tweets »» Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter Síguenos en Instagram Suscríbete a NT Youtube Suscríbete Gratis Síguenos en Google +


sábado, 25 de junio de 2016

Obreros cazan palomas para "matar el hambre"


110 trabajadores de Alimentos Súper S piden aumento de su salario de dos mil bolívares semanal. “Somos seres humanos y trabajadores de la misma empresa, no estamos pidiendo nada regalado”, destacan los trabajadores que afirman que la empresa tiene toda la materia prima para producir

Alixel Cabrera / Foto María Fuenmayor / laverdad.com

Desde hace un año han bajado de peso considerablemente. Son proveedores de familias que “brincan” para conseguir los alimentos necesarios con un salario semanal de apenas dos mil bolívares. Se trata de 110 obreros de la procesadora de alimentos balanceados para animales Súper S, ubicada en el kilómetro 18 vía a Perijá.

Resuelven su día a día comiendo mangos y cazando con hondas las palomas que emprendan su vuelo en las adyacencias de la planta en la que laboran. “Las palomas nos las estamos comiendo, ya no aguantamos, ¿qué más hacemos, si no tenemos más nada?”, dice Alirio Urdaneta, operador de equipos móviles. “Venimos sin desayuno y sin almuerzo y le gente se ha desmayado trabajando. A veces entre todos los muchachos reunimos. De tres comidas comemos como 10 obreros”.

Exigen la renovación de su contrato colectivo, que desde hace seis meses se venció y una modificación en sus remuneraciones. Solicitan, en lugar de recibir dos mil bolívares semanales, obtener la misma cantidad de dinero diariamente por sus labores de producción dentro de la empresa, explica Elías Benavides, secretario de organización del Sindicato de Trabajadores. Pero, denuncia que los portavoces de la compañía se han negado a establecer un diálogo al respecto.

En señal de protesta quemaron en la fachada de la planta una figura rellena que representaba las condiciones anteriores que los beneficiaban como trabajadores hace un año, cuando sus salarios les alcanzaba para cubrir sus necesidades nutricionales y otra más delgada que reflejaba las dificultades a las que se enfrentan.

“No al contrabando y desvío de maíz”, se leía en una de las pancartas sostenidas por los trabajadores. A pesar de que cuentan con materia prima en los galpones para procesar el alimento, frenaron la producción. Denuncian que gran parte del maíz y la soya que ingresa a las instalaciones es desviada a la empresa Pollos Vilva, que pertenece a los mismos empresarios que controlan Alimentos Súper S. Un camión cargado con paquetes del producto salía de la planta en ese momento.

“Tenemos tres mil toneladas de soya, mil toneladas de maíz, porque ya se lo llevaron, tenemos químicos, vitaminas, calcio, cebo, melaza toda la materia prima para producir. Pero si llegan dos mil toneladas de un rubro, desvían mil 300”, señala Johan Hernández, secretario de finanzas del gremio. A pesar de esto, especifica que la producción pasó a ser de entre 14 mil y 15 mil toneladas de alimentos hace un año a tres mil toneladas mensuales en la actualidad.

Se preocupan por el abastecimiento de la alacena de sus familiares, puesto que se ven obligados a comprar comida a precio de reventa debido a la escasez. Critican que a pesar de esta situación, no les ofrezcan la posibilidad de comprar a precio justo los productos de Pollos Vilva. “Somos seres humanos y trabajadores de la misma empresa, no estamos pidiendo nada regalado”, destaca Hernández.


Recibe nuestras actualizaciones por E-Mail. SUSCRÍBETE GRATIS AQUI


Tu opinión vale mucho…