Otro Blog del Grupo Noticias en Tweets »» Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter Síguenos en Instagram Suscríbete a NT Youtube Suscríbete Gratis Síguenos en Google +


lunes, 3 de noviembre de 2014

Cuidado con el crédito bancario


Los consumidores tienen tres alternativas para financiar sus gastos. Esas alternativas son: 1. Tomar dinero de sus ahorros. 2. Usar su ingreso actual. 3. Pedir prestado al banco dando como garantía sus ingresos futuros y su reputación personal. Cada una tiene un costo asociado.

César Aristimuño / Banca y Negocios

Si frecuentemente toma dinero de sus ahorros, no quedara mucho dinero para emergencias o para su retiro. Si gasta su ingreso actual en lujos o en gastos innecesarios, su bienestar sufrirá tarde o temprano. Si compromete su ingreso futuro para realizar compras a crédito, tendrá muy poco (o ningún) dinero para gastar en el futuro. Sin embargo, el uso del crédito es muchas veces necesario y tiene ventajas, no obstante, también conlleva responsabilidades y desventajas.

Usar el crédito eficientemente puede ayudar a tener más, disfrutar más y mejorar sus finanzas personales, el caso contrario puede resultar en incumplimiento de pago, bancarrota, dejar de ser sujeto de crédito etc. De allí que es importante conocer que en el momento de endeudarse la tasa de interés es la que fija el precio del dinero. El producto que los bancos venden es el dinero y el precio es la tasa de interés. Si usted necesita, por ejemplo, Bs. 20.000 para comprarse una herramienta que le permite trabajar y ganar dinero, desde luego es un buen negocio, aunque al final tenga que devolver Bs. 24.800 (capital más interés de 24% anual). Si el banco no le vendiera dinero no podría adquirir la herramienta y ganar dinero para pagarla y tener una fuente de ingresos. La entidad también corre un riesgo al vender dinero, ya que si al final el cliente no logra trabajo con su herramienta y no paga, tendrá pérdidas. Esta situación coloca en riesgo la recuperación de ese crédito por parte del banco y sitúa al deudor en un status crediticio negativo (alto riesgo), lo cual dificultará su acceso futuro al crédito.

De allí que “Prudencia” es la palabra en la que debe pensar toda persona al momento de tomar un crédito, que debe satisfacer sus necesidades, pero también que esté dentro de sus posibilidades de pago.

El día de mañana las personas van a requerir acceso al crédito, por eso hay que cuidarlo y tener un buen historial. Si tienes 3, 4 o 5 tarjetas, escoge la que mejor te convenga y rompe las demás, pues sólo se tiene una capacidad de pago. Lo que nos debe quedar claro es que las facilidades para obtener créditos, las fabricamos nosotros mismos día a día, pagando a tiempo, ajustándonos a nuestro presupuesto, revisando los estados de cuenta, no saturando las líneas de crédito, etc.

Crear un historial confiable de los pagos de sus créditos lo ayuda a obtener financiamiento para una casa, un auto, la educación universitaria o para compras pequeñas, como electrodomésticos nuevos. Actualmente no se puede entender ningún tipo de negocio, ya sea para una pyme, empresa, etc. que en su momento no necesite o pueda necesitar un crédito.


Recibe nuestras actualizaciones por E-Mail. SUSCRÍBETE GRATIS AQUI


Tu opinión vale mucho…