Otro Blog del Grupo Noticias en Tweets »» Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter Síguenos en Instagram Suscríbete a NT Youtube Suscríbete Gratis Síguenos en Google +


martes, 7 de abril de 2015

Lo que le falta al Simadi para vencer el diferencial cambiario


Pese a la subida de la tasa del Simadi, persiste la brecha cambiaria con respecto al mercado paralelo de divisas.

Banca y Negocios

Aunque el Simadi surgió con la expectativa de generar un mercado paralelo de carácter legal, hasta el momento no ha conseguido cumplir por completo con este objetivo. Desde una tasa inicial alrededor de los 170 bolívares por dólar, el precio para la compra y venta legal de divisas en este formato ya ha aumentado en más de 20 bolívares desde la apertura del nuevo mercado.

Tras el asueto de Semana Santa, la tasa de cambio Simadi registró nuevamente una subida por varios céntimos hasta los 193,60 bolívares por dólar, sin que se haya reducido significativamente la brecha con respecto al dólar paralelo. Al parecer, tras el convenio cambiario 33 que rige las operaciones de Simadi, se requieren incentivos adicionales y probablemente una reducción en los requerimientos para la aprobación de las operaciones.

Actores del mercado han mencionado la necesidad de permitir el libre cruce de la oferta y la demanda para la formación de la tasa cambiaria, así como la transparencia de las transacciones que se realicen por medio de los operadores de valores, los bancos y las casas de cambio.

De igual forma, el volumen de recursos en moneda extranjera canalizados por esta vía, que no supera el 2% de las liquidaciones oficiales por día, según el reporte emitido diariamente por BCV, no parece suficiente para atender la demanda preexistente. Entes corporativos, transnacionales, el sector de manufactura y diversas industrias no han podido cubrir aún los requerimientos represados en divisas para normalizar sus actividades.

Es importante destacar que el tercer mecanismo se ha transformado en la segunda paridad oficial al no haberse reanudado las subastas del Sicad, y que por tanto, se ha convertido virtualmente en un marcador de precios a pesar del escaso volumen de liquidaciones. De acuerdo con analistas, esto acerca la formación de precios al nivel del mercado negro, sin que se logre resolver los nudos que generan la escasez y desabastecimiento de productos.

El Simadi puede llegar a funcionar con ciertas revisiones técnicas, un marco operativo con regulaciones más generales y una oferta más significativa desde entes oficiales como Pdvsa y el Banco Central, así como algunas transnacionales.


Recibe nuestras actualizaciones por E-Mail. SUSCRÍBETE GRATIS AQUI


Tu opinión vale mucho…