Otro Blog del Grupo Noticias en Tweets »» Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter Síguenos en Instagram Suscríbete a NT Youtube Suscríbete Gratis Síguenos en Google +


sábado, 24 de enero de 2015

Nuevo Dólar permuta rondaría los 50 bolívares según analista


Para los estudiosos de la economía, el dólar permuta podría fluctuar sobre Bs.50. El director de la escuela de Economía de LUZ, Eddy Aguirre, el nuevo modelo se parece al ‘crawling peg’, que es una medida de microdevaluación diaria y que se utilizaba para la declaración de aduanas.

Janeth Gutiérrez Blanco / Panorama

Reglas claras y consenso para su funcionamiento son las condiciones clave para que el nuevo mercado de divisas, que operará a través de las casas de bolsa, brinde “oxígeno” a la economía ávida de divisas.

Así lo consideran analistas y expertos sobre el tercer esquema de tipo de cambio del sistema presentado por el presidente Nicolás Maduro el miércoles ante el Parlamento, que establece un esquema prioritario de Bs. 6,30 por dólar para alimentos y medicinas; y un segundo mercado que fusiona al Sicad I y II en un mecanismo de subastas.

Para los estudiosos de la economía, el dólar permuta podría fluctuar sobre Bs.50. El director de la escuela de Economía de LUZ, Eddy Aguirre, el nuevo modelo se parece al ‘crawling peg’, que es una medida de microdevaluación diaria y que se utilizaba para la declaración de aduanas.

“Son ajustes diarios fundamentados en la oferta y la demanda”, afirma.

Considera que lo importante “es establecer un clima de confianza, con reglas más claras y lo más conveniente es establecer bandas cambiarias y que allí haya regulaciones respectivas. Es muy parecido a un mercado permuta”.

El punto de arranque del tipo de cambio de este mercado, que podría definirlo el Gobierno por ser el mayor tenedor de divisas, tendría que ser consensuado y estar muy por debajo del paralelo, actualmente sobrevalorado por encima de Bs. 180 por dólar.

Según la teoría económica, explica Aguirre, el valor de la divisa debería oscilar en este momento entre Bs. 28 y Bs. 35, mientras que la media de Sicad I y II sería cercana a Bs. 32, así que el dólar que va para el tercer mercado podría ser más alto tomando como media el Sicad II, de 50 dólares y que tenga una oscilación hacia abajo o hacia arriba”.

El directivo manifiesta la expectativa de los expertos de que la creación de este nuevo escenario “alivie y oxigene el sistema cambiario; es una buena estrategia, pero que tiene que partir de unas reglas del juego consensuadas para que pueda tener el efecto tamizador en lo que corresponde al mercado paralelo”.

Mientras el país espera precisión sobre los anuncios económicos, ayer el ministro de Economía, Rodolfo Marco Torres, adelantó que en el nuevo sistema “podrán ser oferentes y demandantes las personas naturales y jurídicas”.

Luego de su encuentro en Caracas con inversionistas y miembros de Bank of America, tuiteó: “Conversamos con representantes de Trend Capital , Van Eck Global, Aberdeen, Stone Lion Capital , Investec y Mangart(...) También conversamos sobre la activación de operadores de títulos valores autorizados para el nuevo sistema cambiario”.

Por su parte, el ministro de Planificación, Ricardo Menénez, indicó en una entrevista televisiva que el nuevo sistema cambiario busca “una fluctuación libre” de la tasa de cambio. Afirmó que el sistema de subastas permitirá una planificación de las necesidades de divisas, y allí se moverá el valor del dólar.

“Se elimina el Sicad II y todo lo que es el esquema de mercado abierto que estaría planteado, y se genera una visión de asumir la legalidad que va a tener todo ese tercer mercado para que exista una fluctuación libre a través de las casas de bolsa públicas y privadas”, dijo.

Sobre la decisión de mantener los tres tipos de cambio, Menéndez señaló que se descartó la unificación cambiaria por el riesgo de que se “desprendieran los procesos inflacionarios”.

Las reglas de juego, dijo, serán definidas por el Ministerio de Economía y el BCV, pero no especificó a qué tasa se ubicará el dólar en estos mecanismos.

Las estimaciones de analistas consultados apuntan a que el nuevo mercado podría configurarse como un mercado permuta. Este consiste en una oferta y demanda de bonos denominados en bolívares y/o dólares, que son intercambiados y de cuyo cambio surge una diferencia de precios que da como resultado un tipo de cambio implícito distinto al oficial. Las operaciones de compra venta de títulos valores emitidos en dólares a través de permuta son operaciones legales, previstas en la Ley de Ilícitos Cambiarios.

El analista Luis Vicente León, quien ha sido mencionado por el Jefe del Estado por sus análisis económicos, escribió ayer en medios digitales que aunque de la unificación del Sicad I y II aún no se conoce el cambio de arranque, “se puede inferir que será uno intermedio entre los dos cambios existentes de 11 y 50 —bolívares por dólar—, con características de cambio variable (...)”.

León estima que “quizás, la noticia más importante es que se liberan las operaciones en el mercado paralelo, manejado por casas de bolsa públicas y privadas(...) todo apunta a que se revive el sistema de permuta que operaba activamente en el pasado (...)” y agrega que, “en todo caso, tanto la unificación parcial en Sicad como la legalización operativa del mercado paralelo se pueden considerar de inmediato como una devaluación implícita de la moneda, en dirección correcta y, si se aplica adecuadamente, podría ayudar a cerrar déficit, reducir las necesidades de financiamiento monetario del BCV a Pdvsa y reducir la demanda de importaciones por vía del incremento del precio y no de los controles discrecionales de volumen”.

Considera el experto que es probable que el Gobierno permita “a empresas petroleras internacionales vender sus divisas en algunos de los 2 nuevos mercados, y Pdvsa podría incluso participar en el paralelo, toda vez que está autorizada a trabajar en cualquier cambio oficial”.

“Legalizado el paralelo, podemos suponer que es un mercado oficial”, dijo.

El economista Tomás Socías refiere que con la eliminación del Sicad II, el dólar comenzaría a flotar como un permuta trabajado por los bancos y las casas de bolsas, esta es una modalidad que existía hace tiempo y que ahora se restituye, dándole más agilidad a lo que significa la venta y la compra del dólar. Así se transforma un Sicad II, que no estaba funcionando, un valor irreal de 50 bolívares y se somete a una sistema de oferta y demanda”.

Desde la óptica del profesor de Economía Leonardo Vera (UCV), el país tiene 4 mercados de divisas, si se incluye al paralelo, “que seguirá existiendo en la medida que la oferta sea limitada en estos tres mercados, y uno tiende a creer que va a ser limitada, porque no se ha explicado cómo enfrentar el temporal con baja de ingresos petroleros”.

Vera coincide con León y Aguirre en que el nuevo esquema “podría ser un mercado permuta”. En todo caso, “para el mundo empresarial que esta tan asfixiado, todo mecanismo que aparezca que le ofrezca dólares le da oxígeno, en ese sentido es positivo pero todo pasa por el diseño de las reglas de juego”.


Recibe nuestras actualizaciones por E-Mail. SUSCRÍBETE GRATIS AQUI


Tu opinión vale mucho…