Otro Blog del Grupo Noticias en Tweets »» Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter Síguenos en Instagram Suscríbete a NT Youtube Suscríbete Gratis Síguenos en Google +


miércoles, 13 de mayo de 2015

Los problemas que produce dolarizar la economía


El inconveniente más importante que produce la dolarización es ceder la soberanía en el ámbito monetario.

Banca y Negocios

Con la confirmación de la posibilidad de comprar vehículos en dólares tal como se ha planteado a través de una de las principales automotrices, se estaría dando un paso adicional hacia la dolarización de la economía venezolana. Un antecedente lo constituye la venta de boletos aéreos en divisas, lo que representó en su momento la única vía para destrabar este tema.

Ambos ejemplos tienen elementos en común: Ante la merma de divisas disponibles en el país debido al descenso de las exportaciones petroleras, se dificultó en forma progresiva la liquidación de moneda extranjera para cubrir los requerimientos de un sector en específico. Además, se logró la continuidad de operaciones de compañías transnacionales permitiendo excepciones en cuanto a la facturación en dólares.

Dolarizar la economía venezolana impediría el manejo de variables monetarias que deben estar en manos del Banco Central, aunque al momento se encuentren desequilibradas. Entre otros inconvenientes, esta decisión además traería un descenso aún mayor en el poder adquisitivo de la mayoría de la población, y obligaría a calcular en moneda extranjera el costo de todos los bienes y servicios.

Una solución preferible pasa por limitar la emisión de dinero inorgánico, hacer una revisión concertada de las políticas de tasas y afianzar una lucha efectiva contra la inflación, en defensa del poder adquisitivo de la ciudadanía.

Otro factor de importancia para evadir una posible dolarización es la reducción de los desequilibrios cambiarios. Recientemente el asesor presidencial del área económica y presidente de Fedeindustria, Miguel Pérez Abad, recomendó al sector productivo de la economía nacional que se ajustara a la tasa Simadi. Esta estrategia tendría un impacto muy importante sobre la fijación de costos y precios en el país, pero más aún, requeriría de un acceso fluido a divisas a través de ese mecanismo legal, lo cual no ha sido posible hasta los momentos.

Para no perder soberanía en el manejo del signo monetario, es preferible recurrir a opciones distintas a la dolarización. Aún Venezuela está a tiempo de explorar alternativas de menor costo que restauren los equilibrios internos.


Recibe nuestras actualizaciones por E-Mail. SUSCRÍBETE GRATIS AQUI


Tu opinión vale mucho…